Quienes somos

El Departamento Estadio Seguro perteneciente al Ministerio del Interior y Seguridad Pública, tiene por misión la implementación de la ley de derechos y deberes en el fútbol profesional. En ese marco busca la coordinación de las tareas del fútbol profesional, a través de la ANFP (Asociación Nacional de Fútbol Profesional); el rol de autorización y reglas de funcionamiento de cada uno de los partidos, a través de intendencias y gobernaciones; y el rol de Carabineros de Chile, en materia de asesoría de la autoridad política y gestión de la prevención, seguridad y orden público en el fútbol.

Estadio Seguro nace en 2011, durante la primera administración del Presidente Sebastián Piñera, buscando poner freno a los hechos delictuales y de violencia con ocasión de espectáculos de fútbol profesional, con el objetivo de recuperar los estadios de fútbol como lugares de sano esparcimiento, recreación y encuentro para las familias y los verdaderos hinchas, quienes viven con mucha pasión el desarrollo de esta actividad.

En ese entonces, existían altos índices de violencia en los estadios, lo cual coexistía con a la desgastada e insuficiente infraestructura en la cual se desarrollaba el fútbol profesional, más el poco compromiso de los clubes por trabajar en materias de seguridad. Lo anterior, con altos índices noticiosos, donde la opinión pública en general hacía eco de los hechos de violencia, los cuales muchas veces hacían que lo deportivo pasara a ser la noticia secundaria.

Luego de siete años de implementación, se han logrado una serie de hitos: Se perfeccionó la ley, entregando más y mejores herramientas a todos los actores; se ha liderado una coordinación con la ANFP y los clubes, quienes en la actualidad hacen un importante trabajo en materia de seguridad, a través de la obligación de contar con un jefe de seguridad y personal para la operación en cada partido, además de elevar los estándares tecnológicos en cumplimiento de la normativa; se ha hecho un trabajo sistemático con Carabineros de Chile para el resguardo del orden público en días de partido; y se ha asesorado a las Intendencias Regionales y Gobernaciones Provinciales, para que la autorización de cada partido sea en el marco de exigencias a los privados, que entreguen elevados estándares de seguridad para los asistentes.

Más Información: Ley 19327