Plan Estadio Seguro

El Plan Estadio Seguro es una iniciativa liderada por el Ministerio del Interior y Seguridad Pública (MISP), e implementada a través de la Intendencias regionales, cuyo principal objetivo es que las familias de todo Chile puedan asistir a los estadios de manera segura y que tanto su ingreso, permanencia y salida cuenten con las garantías necesarias para ello. Esta iniciativa se enlaza con uno de los desafíos del actual Gobierno, que es “ganarle la batalla a la delincuencia”, respaldada en que éste ha sido la mayor preocupación de la ciudadanía a partir del año 2005.

Hoy en día, es posible constatar a lo largo del país que en torno a los espectáculos de fútbol profesional y particularmente por parte de algunos integrantes de las distintas hinchadas, se generan situaciones complejas, que se alejan de lo deportivo y, por el contrario, provocan una constante situación de inseguridad a lo largo del tiempo, lo cual ha significado una marcada disminución en los aforos que exhiben nuestros estadios de fútbol. 

Como respuesta a estas situaciones, el Plan Estadio Seguro busca brindar calidad y seguridad a todos los asistentes a un espectáculo de fútbol profesional y a su entorno, considerando que la cantidad de público que asiste a esos encuentros deportivos ha disminuido notoriamente durante los últimos años, debido en gran parte a los episodios de violencia que se registran tanto dentro como fuera de los recintos deportivos y por las condiciones de seguridad de los mismos. 

Por medio del Plan Estadio Seguro, El Gobierno, en conjunto con Carabineros de Chile y los clubes de fútbol profesional representados por la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), han decidido, cada uno desde el ámbito de sus competencias, implementar medidas orientadas a poner freno a las situaciones de violencia y de inseguridad en los estadios, entre las cuales se encuentra el erradicar el contexto que facilita la comisión de delitos o la realización de hechos de violencia alrededor de los espectáculos de fútbol profesional, sea en los estadios, en sus inmediaciones, o con trayecto a los mismos.

Luego de revisar la experiencia internacional y contrastarla con la realidad local hemos diseñado un plan que incluye pilares claves. Al efecto se ha señalado que: 

•Seguridad es prioritaria.

•Gestión punta a punta a nivel central sustentado en autoridades civiles y policiales de cada región del país.

•Desarrollo de una solución gradual e integrada a nivel nacional, entendiendo la complejidad que ésta implica.

Es por esto que el trabajo del plan Estadio Seguro, está basado en cuatro grandes ejes programáticos: Marco Legal, Infraestructura/Tecnología, Gestión y Concientización, los que apuntan a crear las condiciones necesarias para disminuir la violencia en los estadios y la sensación de inseguridad que produce esta misma en los asistentes a los eventos de fútbol profesional. 

Para alcanzar el objetivo deseado es necesario profundizar el alcance en cada uno de los ejes de manera integrada. Desde un punto de vista normativo, hay que extender el proyecto de Ley apalancando el avance de otras normativas internacionales y fortalecer las exigencias de los organismos locales del fútbol hacia los clubes de fútbol profesional. Los actores relevantes poseen una visión compartida de que la violencia en el fútbol no sólo se encuentra al interior del estadio, sino también fuera del  mismo, donde por diversos motivos la ley no logra ser aplicada, debido a que no existe un claro modelo de gestión, no se ataca el problema de manera integral y se hace difícil aunar voluntades para que se acepten y se hagan cumplir las normas legales.

Desde la perspectiva operativa, hay que unificar criterios, estandarizar y formalizar la ejecución y gestión del proceso de seguridad de los recintos deportivos destinados a espectáculos de fútbol profesional, todo ello a nivel nacional.

Desde un punto de vista de infraestructura edilicia hay que considerar la actualización y modernización de un importante porcentaje de los principales estadios chilenos, adecuándolos a los estándares internacionales (control, circulación dentro y fuera del estadio). Independientemente del avance en la identificación de proveedores, desde un punto de vista tecnológico es necesario finalizar el desarrollo de los requerimientos asociadas a las distintas etapas del proceso integrado.

A nivel de concientización es clave entender en profundidad los segmentos del mercado, sus preferencias y necesidades además de ampliar su alcance a otros ámbitos tales como la educación.